Google+ Badge

lunes, 3 de marzo de 2014

Los cultivos genéticamente modificados en los Estados Unidos

 Los cultivos genéticamente modificados en los Estados Unidospor Jorge Fernández - Cornejo , Seth James Wechsler, Michael Livingston, y Lorena Mitchell
Economic Research Report No. ( ERR- 162 ) 60 pp, 02 2014¿Cuál es el problema?
Genéticamente modificados (GM) variedades con características de manejo de plagas se volvieron comercialmente disponible para los principales cultivos en 1996. Más de 15 años después , la adopción de estas variedades por los agricultores estadounidenses se ha generalizado y los consumidores estadounidenses comen muchos productos derivados de cultivos transgénicos , incluyendo harina de maíz, aceites y azúcares - en gran parte inconsciente de que estos productos fueron derivados de cultivos transgénicos . A pesar del rápido aumento de la adopción de maíz, soja y algodón transgénicos de variedades por los agricultores estadounidenses , persisten los cuestionamientos en cuanto a sus impactos económicos y ambientales, la evolución de la resistencia de las malezas , y la aceptación del consumidor .¿Qué encontró el estudio?
Este informe examina las cuestiones relacionadas con las tres principales partes interesadas en la biotecnología agrícola : proveedores de semillas GM y proveedores de tecnología (empresas de biotecnología ) , los agricultores y los consumidores.
Proveedores proveedores de semillas GE / tecnología. El número de lanzamientos de campo para pruebas de variedades de transgénicos aprobados por Animal del USDA Servicio de Inspección y Sanidad Agropecuaria (APHIS ) es una medida importante de las actividades de investigación y desarrollo ( I + D ) en biotecnología agrícola. El número de lanzamientos aumentó de 4 en 1985 a 1.194 en 2002 y un promedio de alrededor de 800 por año a partir de entonces . Sin embargo , mientras que el número de lanzamientos alcanzó su punto máximo en 2002, otras medidas de investigación y desarrollo de la actividad - el número de sitios por la liberación y el número de construcciones de genes (maneras de que el gen de interés se empaqueta junto con otros elementos ) , han aumentado muy rápidamente desde el año 2005 . Además, la liberación de variedades transgénicas con propiedades agronómicas ( como la resistencia a la sequía ) pasaron de 1.043 en 2005 a 5.190 en 2013.
A partir de septiembre de 2013, se aprobaron unos 7.800 comunicados de maíz GM , más de 2.200 para la soja GM, más de 1.100 de algodón transgénico , y aproximadamente 900 para las papas transgénicas . Estrenos fueron aprobados para las variedades GM con tolerancia a herbicidas ( 6772 comunicados ) , resistencia a insectos ( 4809 ) , la calidad del producto , tales como el sabor o la nutrición ( 4896 ) , las propiedades agronómicas como la resistencia a la sequía ( 5190 ) , y el virus / resistencia a los hongos ( 2616 ) . Las instituciones con las notas de campo más autorizadas incluyen Monsanto con 6782 , Pioneer / DuPont con 1405 , Syngenta, con 565, y el Servicio de Investigación Agrícola del USDA , con 370. A partir de septiembre de 2013, el APHIS ha recibido 145 peticiones para la desregulación (que permiten las semillas transgénicas que se venden ) y había aprobado 96 solicitudes : 30 para el maíz ; 15 para algodón , 11 para los tomates ; 12 para la soja ; 8 de colza / canola , 5 para patatas, 3 de remolacha , 2 cada uno para papaya , arroz y calabaza , y 1 cada uno para alfalfa, ciruela, rosa , tabaco , lino, y la achicoria .
Agricultores . Tres cultivos (maíz , algodón y soja) constituyen la mayor parte de las hectáreas sembradas con cultivos transgénicos . Los agricultores estadounidenses plantaron unos 169 millones de hectáreas de estos cultivos transgénicos en 2013, o alrededor de la mitad del total de tierras dedicadas al cultivo de cosechas. Tolerante a los herbicidas ( HT ) los cultivos tienen características que les permiten tolerar herbicidas más eficaces, como el glifosato , ayudando de control de malas hierbas en adoptar generalizados con mayor eficacia. Los agricultores estadounidenses utilizan la soja TH en el 93 por ciento de todas las hectáreas de soja plantadas en 2013 .
Maíz HT representó el 85 por ciento de la superficie cultivada de maíz en 2013, y el algodón HT constituía el 82 por ciento de la superficie de algodón . Los agricultores plantan resistente a insectos (Bt ) de algodón para controlar plagas como la oruga del tabaco , gusano del algodón y el gusano rosado en el 75 por ciento de la superficie de EE.UU. en 2013 . El maíz Bt - que controla el barrenador europeo del maíz, el gusano de la raíz del maíz , y el maíz gusano - se plantó en el 76 por ciento de la superficie de maíz en 2013.
La adopción de los cultivos Bt incrementa los rendimientos en la mitigación de las pérdidas de rendimiento de los insectos. Sin embargo , la evidencia empírica sobre el efecto de los cultivos tolerantes a los herbicidas en los rendimientos es mixto. En general , las semillas apiladas (semillas con más de un rasgo GE) tienden a tener mayores rendimientos que las semillas convencionales o que las semillas con una sola GE rasgo. Maíz GM con rasgos apilados creció de 1 por ciento de la superficie de maíz en 2000 a 71 por ciento en 2013 . Variedades de semillas apilados también representaron el 67 por ciento de la superficie de algodón en 2013.
La plantación de algodón Bt y el maíz Bt de semillas está asociado con mayores ingresos netos cuando la presión de plagas es alta. La medida en que la adopción HT afecta a los rendimientos netos se mezcla y depende principalmente de la cantidad se reducen los costos de control de malezas y costos de la semilla se incrementan. Adopción de soja TH se asoció con un aumento en el ingreso total del hogar , porque la soja TH requieren menos administración y permiten a los agricultores para generar ingresos a través de actividades no agrícolas o mediante la ampliación de sus operaciones.
Los agricultores suelen utilizar menos insecticidas cuando se siembra el maíz Bt y el algodón Bt . - Sólo un menor uso de maíz insecticida por ambos adoptantes y no adoptantes semillas GE ha 9 por ciento de todos los agricultores de maíz de Estados Unidos utiliza insecticidas en 2010. El uso de insecticidas en granjas de maíz disminuyó de 0,21 libras por acre plantado en 1995 a 0,02 libras en 2010. Esto es consistente con la disminución constante en las poblaciones barrenador europeo del maíz en la última década que se ha demostrado que es un resultado directo de la adopción de Bt . El establecimiento de los requisitos de refugio mínimas ( plantación de hectáreas suficientes de los cultivos no Bt cerca del cultivo Bt ) ha contribuido a retrasar la evolución de la resistencia al Bt . Sin embargo , hay algunos indicios de que la resistencia a los insectos está desarrollando con algunos rasgos Bt en algunas áreas.
La adopción de los cultivos tolerantes a los herbicidas ha permitido a los agricultores a sustituir glifosato de los herbicidas más tóxicos y persistentes. Sin embargo, un exceso de confianza en el glifosato y una reducción en la diversidad de las prácticas de manejo de malezas adoptadas por los productores de cultivos han contribuido a la evolución de la resistencia al glifosato en 14 especies de malezas y biotipos en los Estados Unidos. Las mejores prácticas de manejo ( MPM ) para el control de las malas hierbas pueden ayudar a retrasar la evolución de la resistencia y mantener la eficacia de los cultivos tolerantes a los herbicidas . BMPs incluyen la aplicación de múltiples herbicidas con diferentes modos de acción , la rotación de cultivos , la siembra de semilla libre de malezas , explorando campos rutinariamente , equipo de limpieza para reducir la transmisión de las malas hierbas a otros campos , y el mantenimiento de los límites del campo .
El precio de las semillas de soja y maíz transgénicos creció en un 50 por ciento en términos reales (ajustados a la inflación) entre 2001 y 2010 . El precio de la semilla de algodón GE creció aún más rápido. La ventaja de la producción de maíz Bt y el algodón Bt sobre semillas convencionales se ha convertido en más grande en los últimos años como los nuevos rasgos Bt han sido incorporados y rasgos apilados se han convertido en disponible. La plantación de algodón Bt y el maíz Bt sigue siendo más rentable, según lo medido por los ingresos netos , que plantar las semillas convencionales .
Consumidores . La aceptación del consumidor de los alimentos con ingredientes transgénicos varía con las características del producto , la geografía y la información que los consumidores están expuestos. La mayoría de los estudios en los países industrializados consideran que los consumidores están dispuestos a pagar una prima para los alimentos que no contienen ingredientes transgénicos . Sin embargo , los estudios en los países en desarrollo producen resultados más variados. Algunos estudios , entre ellos algunos con un enfoque de ingredientes transgénicos con mejoras positivas (como la nutrición) , encuentra que los consumidores estén dispuestos a probar los alimentos transgénicos , e incluso a pagar más por ellos, mientras que otros encuentran dispuestos a pagar una prima por la no- alimentos transgénicos . La mayoría de los estudios han demostrado que la disposición a pagar por alimentos no transgénicos es mayor en la UE, donde algunos comerciantes tienen políticas que limitan el uso de ingredientes transgénicos . Los alimentos no transgénicos están disponibles en los Estados Unidos , pero no hay evidencia de que dichos alimentos representan una pequeña parte de los mercados de alimentos al por menor.¿Cómo se realizó el estudio ?
Este informe actualiza el informe ERS titulado La primera década de cultivos genéticamente modificados en los Estados Unidos. Considerar empresas de semillas biotecnológicas , utilizamos información de la literatura y analizamos los datos del USDA sobre las aprobaciones de pruebas de campo por APHIS para nuevas variedades de transgénicos. Para estudiar el uso de los agricultores de cultivos transgénicos , analizamos las encuestas del USDA agrícolas , en particular la Encuesta de Gestión de Recursos Agrícolas (brazos) , y un resumen de la literatura. Para entender las perspectivas de los consumidores , se resumen las encuestas de consumidores actitudes de la literatura .

Genetically Engineered Crops in the United States

by Jorge Fernandez-Cornejo, Seth James Wechsler, Michael Livingston, and Lorraine MitchellEconomic Research Report No. (ERR-162) 60 pp, February 2014

What Is the Issue?

Genetically engineered (GE) varieties with pest management traits became commercially available for major crops in 1996. More than 15 years later, adoption of these varieties by U.S. farmers is widespread and U.S. consumers eat many products derived from GE crops—including cornmeal, oils, and sugars—largely unaware that these products were derived from GE crops. Despite the rapid increase in the adoption of corn, soybean, and cotton GE varieties by U.S. farmers, questions persist regarding their economic and environmental impacts, the evolution of weed resistance, and consumer acceptance.

What Did the Study Find?

This report examines issues related to three major stakeholders in agricultural biotechnology: GE seed suppliers and technology providers (biotech firms), farmers, and consumers.
GE seed suppliers/technology providers. The number of field releases for testing of GE varieties approved by USDA’s Animal and Plant Health Inspection Service (APHIS) is an important measure of research and development (R&D) activities in agricultural biotechnology. The number of releases grew from 4 in 1985 to 1,194 in 2002 and averaged around 800 per year thereafter. However, while the number of releases peaked in 2002, other measures of research and development activity—the number of sites per release and the number of gene constructs (ways that the gene of interest is packaged together with other elements)—have increased very rapidly since 2005. Also, releases of GE varieties with agronomic properties (like drought resistance) jumped from 1,043 in 2005 to 5,190 in 2013.
As of September 2013, about 7,800 releases were approved for GE corn, more than 2,200 for GE soybeans, more than 1,100 for GE cotton, and about 900 for GE potatoes. Releases were approved for GE varieties with herbicide tolerance (6,772 releases), insect resistance (4,809), product quality such as flavor or nutrition (4,896), agronomic properties like drought resistance (5,190), and virus/fungal resistance (2,616). The institutions with the most authorized field releases include Monsanto with 6,782, Pioneer/DuPont with 1,405, Syngenta with 565, and USDA’s Agricultural Research Service with 370. As of September 2013, APHIS had received 145 petitions for deregulation (allowing GE seeds to be sold) and had approved 96 petitions: 30 for corn; 15 for cotton; 11 for tomatoes; 12 for soybeans; 8 for rapeseed/canola; 5 for potatoes; 3 for sugarbeets; 2 each for papaya, rice, and squash; and 1 each for alfalfa, plum, rose, tobacco, flax, and chicory.
Farmers. Three crops (corn, cotton, and soybeans) make up the bulk of the acres planted to GE crops. U.S. farmers planted about 169 million acres of these GE crops in 2013, or about half of total land used to grow crops. Herbicide-tolerant (HT) crops have traits that allow them to tolerate more effective herbicides, such as glyphosate, helping adopters control pervasive weeds more effectively. U.S. farmers used HT soybeans on 93 percent of all planted soybean acres in 2013.
HT corn accounted for 85 percent of corn acreage in 2013, and HT cotton constituted 82 percent of cotton acreage. Farmers planted insect-resistant (Bt) cotton to control pests such as tobacco budworm, cotton bollworm, and pink bollworm on 75 percent of U.S. acreage in 2013. Bt corn—which controls the European corn borer, the corn rootworm, and the corn earworm—was planted on 76 percent of corn acres in 2013.
The adoption of Bt crops increases yields by mitigating yield losses from insects. However, empirical evidence regarding the effect of HT crops on yields is mixed. Generally, stacked seeds (seeds with more than one GE trait) tend to have higher yields than conventional seeds or than seeds with only one GE trait. GE corn with stacked traits grew from 1 percent of corn acres in 2000 to 71 percent in 2013. Stacked seed varieties also accounted for 67 percent of cotton acres in 2013.
Planting Bt cotton and Bt corn seed is associated with higher net returns when pest pressure is high. The extent to which HT adoption affects net returns is mixed and depends primarily on how much weed control costs are reduced and seed costs are increased. HT soybean adoption is associated with an increase in total household income because HT soybeans require less management and enable farmers to generate income via off-farm activities or by expanding their operations.
Farmers generally use less insecticide when they plant Bt corn and Bt cotton. Corn insecticide use by both GE seed adopters and nonadopters has decreased—only 9 percent of all U.S. corn farmers used insecticides in 2010. Insecticide use on corn farms declined from 0.21 pound per planted acre in 1995 to 0.02 pound in 2010. This is consistent with the steady decline in European corn borer populations over the last decade that has been shown to be a direct result of Bt adoption. The establishment of minimum refuge requirements (planting sufficient acres of the non-Bt crop near the Bt crop) has helped delay the evolution of Bt resistance. However, there are some indications that insect resistance is developing to some Bt traits in some areas.
The adoption of HT crops has enabled farmers to substitute glyphosate for more toxic and persistent herbicides. However, an overreliance on glyphosate and a reduction in the diversity of weed management practices adopted by crop producers have contributed to the evolution of glyphosate resistance in 14 weed species and biotypes in the United States. Best management practices (BMPs) to control weeds may help delay the evolution of resistance and sustain the efficacy of HT crops. BMPs include applying multiple herbicides with different modes of action, rotating crops, planting weed-free seed, scouting fields routinely, cleaning equipment to reduce the transmission of weeds to other fields, and maintaining field borders.
The price of GE soybean and corn seeds grew by about 50 percent in real terms (adjusted for inflation) between 2001 and 2010. The price of GE cotton seed grew even faster. The yield advantage of Bt corn and Bt cotton over conventional seed has become larger in recent years as new Bt traits have been incorporated and stacked traits have become available. Planting Bt cotton and Bt corn continues to be more profitable, as measured by net returns, than planting conventional seeds.
Consumers. Consumer acceptance of foods with GE ingredients varies with product characteristics, geography, and the information that consumers are exposed to. Most studies in industrialized nations find that consumers are willing to pay a premium for foods that don’t contain GE ingredients. However, studies in developing countries yield more mixed results. Some studies, including some with a focus on GE ingredients with positive enhancements (such as nutrition), find consumers to be willing to try GE foods and even to pay a premium for them, while others find a willingness to pay a premium for non-GE foods. Most studies have shown that willingness-to-pay for non-GE foods is higher in the EU, where some retailers have policies limiting the use of GE ingredients. Non-GE foods are available in the United States, but there is evidence that such foods represent a small share of retail food markets.

How Was the Study Conducted?

This report updates the ERS report titled The First Decade of Genetically Engineered Crops in the United States. To consider biotech seed firms, we use information from the literature and analyze USDA data on field testing approvals by APHIS for new GE varieties. To study farmers’ use of GE crops, we analyze USDA farm surveys, particularly the Agricultural Resource Management Survey (ARMS), and summarize the literature. To understand consumers’ perspectives, we summarize surveys of consumers’ attitudes from the literature.
Última actualización: Lunes, 24 de febrero 2014

Para mayor información contactar a: Jorge Fernández-Cornejo, Seth James Wechsler, Michael Livingston, y Lorena Mitchell

Fuente original:   http://www.ers.usda.gov/publications/err-economic-research-report/err162/report-summary.aspx#.UxS0MaynKQg

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada